Quiénes somos

Conozca Micuccio Propiedades

Somos una empresa joven con la responsabilidad y la seriedad necesaria para llevar a cabo la operación inmobiliaria que usted necesite.

Conocemos la ciudad de Belén de Escobar, por ser esta el lugar de nuestro nacimiento y residencia.
El objetivo principal de nuestra empresa es brindarles a nuestros clientes el mejor servicio con la mejor atención posible, asesorándolos desde el inicio de la operación inmobiliaria hasta el fin de la misma.

Encontrará en nuestra empresa una atención agradable, dinámica y eficiente, la cual le permitirá a usted sentirse cómodo y seguro en todo el transcurso de la operación.

Las puertas de nuestra empresa están abiertas tanto para clientes como para colegas.

¿Por qué elegirnos?

Somos una empresa joven, seria y responsable.

Nuestro mayor anhelo es generar una cartera de clientes que nos otorgue un gran respaldo y confianza en toda la zona.

Conocemos la ciudad.

Nacimos y vivimos en Escobar, por eso queremos brindarles un excelente servicio desde el inicio de la operación inmobiliaria hasta el fin de la misma.

Nos importan nuestros clientes.

Encontrará en nuestra empresa una atención agradable, dinámica y eficiente, la cual le permitirá a usted sentirse cómodo y seguro en todo el transcurso de la operación.

Las tasaciones se basan en comparativos de mercado, para tasar una propiedad hay que tener en cuenta principalmente la ubicación del inmueble, la antigüedad, la orientación y luminosidad, la categoría y el estado tanto del edificio como de la unidad, si tiene cochera o no, si es apto profesional o no y fundamentalmente la superficie de la propiedad.
Este documento simplemente es una “oferta” que el oferente realiza por la propiedad en cuestión depositando una suma de dinero, y que en tanto no sea aceptada por la vendedora, la operación no estará cerrada.
Abre una instancia de negociación seria entre las partes, en algunos casos se puede realizar una seña una vez conformada la oferta, incluyendo un pacto comisorio en la misma. Independientemente de eso una vez que la propiedad es reservada, el inmueble es retirado de la venta y se comienzan los trámites preparatorios para la suscripción del Boleto de Compra Venta o de la Escritura directa (siempre posterior a la aceptación).
El comprador pierde la suma entregada en concepto de reserva. Por ello, antes de realizar una oferta por una propiedad, es importante estar seguro de querer realizar la compra.
En cuanto a las distinciones de ambos conceptos, podemos sostener que la reserva y la seña no difieren mucho de su utilidad, pues ambas están encaminadas a asegurar la concreción de una operación y se consideran como “a cuenta de precio”. Una de las diferencias que podemos encontrar entre ellas, es que en la seña la frustración del negocio por culpa de una de las partes obliga a la otra a devolver el doble de la misma o, en su caso, perderla. En la reserva, tal cancelación obliga a su íntegra devolución, sin duplicación alguna. Lo expuesto, permite concluir que el contrato de reserva se encamina, al igual que la seña, a la concreción del ulterior contrato de compraventa. Se reserva la propiedad y se la retira de la oferta por un breve lapso de tiempo. Si bien el vendedor puede recibir otras ofertas, siempre dará prioridad al reservante, el cual tiene la posibilidad de arrepentirse (perdiendo la reserva) o seguir adelante con el negocio.
El precio que el oferente/comprador desea pagar por el inmueble, el plazo para la realización del Boleto de Compra Venta o de la Escritura Traslativa de Dominio, quien va a ser el escribano interviniente, como serán soportados los gastos de escritura, y los honorarios pactados con el Martillero y Corredor Público.
Normalmente con la firma del Boleto de Compra Venta, dentro del plazo pactado en la reserva.
El Boleto de Compraventa es un contrato privado con efectos de relevancia para las partes, en el que se establece la obligación de escriturar, como así también el precio, la forma de pago, la entrega del inmueble, fecha de escrituración y entrega de la posesión, etc. Es decir, aquí no hay posibilidad de arrepentimiento. Si una de las partes se arrepiente, la otra podrá optar por continuar con la operación, obligando a la parte arrepentida a cumplir con sus obligaciones, incluso judicialmente, o deshacer la operación.
El Martillero y Corredor Público. Ésta podrá por razones de seguridad combinar con las partes y suscribir el boleto en alguna entidad bancaria o financiera. Asimismo la escritura traslativa de dominio se debe firmar en la escribanía designada, correspondiendo al Comprador que paga al contado, nombrar al mismo y en caso que reste un saldo de precio que sea garantizado con hipoteca, el escribano será designado por el Vendedor. Sin perjuicio de esto, los escribanos suelen trasladarse a una entidad bancaria o financiera a pedido de las partes, para lo cual deberá contar con la conformidad de ambas partes, caso contrario deberá realizar el acto escriturario en su oficina, por ser su nombramiento el lugar donde las partes han resuelto firmar la escritura traslativa de dominio.
En la firma del boleto de compraventa las partes abonan el valor correspondiente a los honorarios pactados con el Martillero y Corredor Público.
La parte compradora paga a cuenta de precio el 30% del total de la compraventa. No obstante, este porcentaje puede ser distinto, de común acuerdo entre las partes.
Es un documento emitido por el Registro de la Propiedad Inmueble, el cual informa los datos del inmueble, quién es el dueño hoy y si tiene algún gravamen (hipoteca, embargo, usufructo, bien de familia, etc.).
Es un documento emitido por el Registro de la Propiedad Inmueble el cual informa si la persona mencionada en el mismo no está “inhibida” para vender sus bienes.
El principio general dice que puede vender solamente quien figure como propietario en el Registro de la Propiedad Inmueble, aunque existen algunas excepciones, ésta es una de ellas. Obviamente, con determinados requisitos. Tienen que tener tramitada la sucesión, teniendo la declaratoria de herederos, quienes deberán firmar el Boleto y la correspondiente escritura. También es necesario que el juez ya haya ordenado que ese bien se “inscriba” a nombre de los herederos, o en su defecto que haya autorizado su venta. De todo ello el Escribano interviniente deberá dejar constancia en la escritura para que el Registro proceda a inscribírla. A este tipo de escrituras se las llama “Ventas por tracto Abreviado”, porque el inmueble se traslada de la persona fallecida(ex propietario) al nuevo comprador, sin inscribirse el inmueble a nombre de los herederos.
El embargo en una medida que recae sobre un bien mueble o inmueble. La inhibición es una medida que recae sobre una persona ya sea ésta física o jurídica.
Si un bien se encuentra embargado se puede llegar a venderlo siempre y cuando el Comprador tome a su cargo el embargo existente, lo que implica que éste último asuma los riesgos y costos del mismo. Evidentemente en la mayoría de los casos esto no se va a dar por lo cual el vendedor deberá contar con el oficio judicial de levantamiento del embargo previo al acto escriturario. Si una persona está inhibida no puede vender, salvo que cuente con el oficio judicial de levantamiento de la inhibición.
El plazo lo estipulan entre las partes de acuerdo a sus necesidades. Normalmente no menos de 30 días corridos a partir de la firma del Boleto de compraventa.
Normalmente el escribano selecciona el comprador en el Boleto de Compra Venta. Hay excepciones, si la compra es con financiación, en esos casos al escribano suele ser el designado acreedor hipotecario. Pasa lo mismo cuando se trata de una “primera Escritura”, es decir un edificio “a estrenar” o un nuevo loteo.
Si, seguro. Su escribano es “Escribano Público Nacional” y puede hacer operaciones en todo el país. Hay provincias que para algunos trámites (inscripción del nuevo título) tendrá que utilizar los servicios de otro profesional.
Asiste y asesora a las partes. Al transcribir la escritura el escribano, normalmente verifica los antecedentes con un estudio de títulos, protegiendo al comprador de que sean auténticos los antecedentes y no tengan vicios. Una vez firmada la escritura se ocupa de inscribir el testimonio en el Registro de la Propiedad Inmueble.
Los honorarios los paga normalmente la parte compradora. En cuanto a gastos, los usos y costumbres dicen que todos los gastos que correspondan a la tramitación anterior a la escritura los paga la parte vendedora, y los posteriores a la firma la parte compradora (Inscripción título).
Antes de la escritura el escribano solicitará los libre deuda de “Impuestos” que se pudieran deber (rentas provinciales, municipales, etc.). En caso que hubiera deuda, deberá retener el importe al momento de la firma. Los “Servicios” (Luz, Gas, Teléfono), En muchos casos se hace una retención, sobre la base de últimos consumos. Si se trata de un P.H, también necesitará libre deuda de expensas comunes.
Habitualmente el día de la escritura, se entregan las llaves y la posesión del bien inmueble.
No, ya que se es dueño formal con la Escritura Traslativa de Dominio inscripta en el Registro.
Si, solo habrá que hacérselo saber al escribano con anterioridad.
No, puedo reclamar un Segundo Testimonio, con la misma validez que la primera, al Escribano que la realizo o bien si no la tiene, al Archivo del Colegio de Escribanos.
No debería, si no tiene nada que esconder, cualquier comprador responsable se lo solicitaría, en definitiva no es ningún perjuicio ni gasto para este.